Autor

PFr E P Talar

Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué jactarme, porque ésa es mi misión insoslayable. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!

1 Co 9:16

El autor de la mayoría de los escritos, salvo se indique lo contrario, es el Pastor Enzo Pellini quien reside en Kitchener, ON, Canada.
E-Mail: pellini@rogers.com

Todos los textos deberán ser usados preferentemente a los fines de la predicación cristiana, no impresa ni digitalizada. Para ello no existen limitaciones en cuanto a derecho de autor. La escritura de los nombres propios y el orden de los libros bíblicos se rige según el uso de la Biblia Reina-Valera Contemporánea. La mayoría de las citas bíblicas no obstante corresponden a la versión NVI (Nueva Versión Internacional) o Reina-Valera Contemporánea (RVC)

Fundamentos teológicos de la página:

Nuestras prédicas y material presentado anhelan preservarse dentro de la doctrina cristiana evangélica surgida del seno de la reforma protestante del siglo XVI.
Ser evangélico significa que nuestra iglesia se basa en los evangelios de Jesucristo. La fe cristiana evangélica se resume en las consignas: Sola escritura, Sólo Cristo, Sola Gracia, Sola Fe.

Sólo la fe: expresa la convicción de que podemos recibir ese regalo en la plena confianza de que lo que Dios ha hecho en Cristo alcanza perfectamente para nuestra salvación.

Sólo la escritura: significa que la formada por el AT y el NT, es la única y perfecta fuente de la fe, la enseñanza y la vida en una comunidad cristiana. La Biblia es el estándar más alto para juzgar la doctrina y la vida de la Iglesia. La Iglesia y especialmente los portadores del ministerio pastoral están obligados a nombrar y a rechazar la falsa doctrina y el pecado por su nombre.

Sólo Cristo: quiere decir que Jesús de Nazaret, Dios hecho ser humano pecador, crucificado y resucitado, es el único mediador entre Dios y los seres humanos, la cabeza de la Iglesia y su único Señor.

Sólo la Gracia: Significa que Dios acepta al ser humano pecador y gratuitamente lo restaura a su condición de Hijo sin necesidad de méritos. La salvación es un regalo de Dios para quienes confían únicamente en él.

La iglesia del autor: Pilgrim Evangelical Lutheran Church, Kitchener, ON, Canadá