La actitud de tu corazón es lo que cuenta

Adán conoció a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín, y dijo: «Por la voluntad del Señor he adquirido un varón.» 2 Después dio a luz a Abel, hermano de Caín. Abel era pastor de ovejas, y Caín cultivaba la tierra. 3 Andando el tiempo, sucedió que Caín llevó al Señor una ofrenda del fruto de la tierra. 4 Y Abel también llevó algunos de los primogénitos de sus ovejas, de los mejores entre ellas. Y el Señor miró con agrado a Abel y a su ofrenda, 5 pero no miró con agrado a Caín ni a su ofrenda. Y Caín se enojó mucho, y decayó su semblante. 6 Entonces el Señor le dijo a Caín:

«¿Por qué estás enojado? ¿Por qué ha decaído tu semblante? 7 Si haces lo bueno, ¿acaso no serás enaltecido? Pero, si no lo haces, el pecado está listo para dominarte. Sin embargo, su deseo lo llevará a ti, y tú lo dominarás.»

8 Dijo entonces Caín a su hermano Abel: «Vayamos al campo.» Y sucedió que, mientras estaban ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató. 9 Y el Señor le dijo a Caín:

«¿Dónde está tu hermano Abel?»

Y él respondió:

«No lo sé. ¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?»

10 Y el Señor le dijo:

«¿Qué es lo que has hecho? Desde la tierra, la voz de la sangre de tu hermano me pide que le haga justicia. 11 Ahora, pues, ¡maldito serás por parte de la tierra, que abrió su boca para recibir de tus manos la sangre de tu hermano! 12 Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza. Y andarás por la tierra errante y extranjero.»

13 Caín le dijo al Señor:

«Mi castigo es muy grande para poder soportarlo. 14 Tú me echas hoy de la tierra, y tendré que esconderme de tu presencia. Errante y extranjero andaré por la tierra, y sucederá que cualquiera que me encuentre, me matará.»

15 Pero el Señor le respondió:

«Pues cualquiera que mate a Caín será castigado siete veces.»

Y el Señor puso en Caín una señal, para que cualquiera que lo encontrara no lo matara.

16 Caín salió de la presencia del Señor y habitó en la tierra de Nod, al oriente de Edén.

Genesis 4:1-16

————————-

Caín y Abel: a primera vista, una historia bien conocida; en segundo lugar, una historia extrañamente oscura; en tercer lugar, una historia con un mensaje claro: ¡La actitud de nuestro corazón es muy importante! Dios está probando nuestros corazones con esta historia, ya sea que la consideremos buena o mala. De la misma manera que se dice en el salmo utilizado para nuestra confesión: ” Señor, examina y reconoce mi corazón: pon a prueba cada uno de mis pensamientos.” (Salmo 139: 23).

Adán y Eva habían sido expulsados del paraíso por sus pecados. Sin embargo, Dios permaneció fiel a su bendición de la creación, que les había pronunciado: ” «¡Reprodúzcanse, multiplíquense…” (Génesis 1:28). Adán y Eva tuvieron hijos: Caín, Abel e hijas, de quienes se hablará en el siguiente capítulo de la Biblia. Los niños crecieron. Caín y Abel compartieron el trabajo agrícola: Caín cultivó el campo, y Abel se encargó del ganado. También debemos suponer que ambos eligieron mujeres de entre sus hermanas y tuvieron hijos. Luego tuvo lugar el acontecimiento con la ofrenda. Caín tomó parte de su cosecha y la puso en un altar para Dios. Abel eligió animales de sacrificio de su rebaño, los mejores animales primogénitos. La Biblia dice, “de los mejores entre ellas”. Abel también coloca sus regalos en un altar. Y luego dice: ” Y el Señor miró con agrado a Abel y a su ofrenda, pero no miró con agrado a Caín ni a su ofrenda”. Cómo Dios se los hizo saber a los dos, no figura allí, sólo podemos conjeturar. Lutero, en su interpretación, dijo que Dios encendió a las ofrendas de Abel con fuego del cielo, como lo hizo muchas veces en el pasado, pero no encendió el sacrificio de Caín. De todos modos, le hizo saber a Abel que aceptó su sacrificio, pero no a Caín. ¿Por qué Dios hizo eso? Porque Abel ofreció su sacrificio con un corazón creyente, pero Caín no lo hizo así. En Hebreos leemos, “Por la fe, Abel ofreció a Dios un sacrificio más aceptable que el de Caín, y por eso fue reconocido como un hombre justo, y Dios aceptó con agrado sus ofrendas. ” (Hebreos 11: 4). Abel realmente quería agradar a Dios y agradecerle por todo. También esperaba que Dios le fuera misericordioso a pesar de sus muchos pecados. Caín, por otro lado, no ofrendaba con corazón puro. Lutero dijo que Caín no era humilde y estaba orgulloso de su preferencia como primogénito; tal vez miró despectivamente a su hermano. También es digno de mención que Caín no trajo las primicias de sus cosechas, mientras que Abel escogió amorosamente lo mejor para Dios. En cualquier caso, Dios no miró con gracia la ofrenda de Caín debido a la impureza de su corazón.

Queridos hermanos y hermanas, si ofrendamos, ¡ofrendemos con corazones creyentes! ¿Qué podemos ofrendar? Por ejemplo, nuestro tiempo y nuestro dinero. Permitamos ofrendar tiempo para Dios para que lo alabemos de corazón. Permitamos ofrendar el tiempo para la Palabra de Dios, para que Dios pueda aumentar nuestra fe por medio de sus buenas nuevas. Si ofrendamos el tiempo que sea con un corazón creyente, ofrezcamos las “primicias” de nuestro tiempo al Señor, lo más “gordo”: comencemos cada día con un devocional matutino y comencemos la semana adorando a Dios en la iglesia todos los domingos. Pero si el corazón no es puro, o cuando las alegrías o tristezas del mundo tienen más importancia y nuestra fe queda soslayada, entonces sólo tendremos poco tiempo para Dios, quizás unos minutos antes de dormirnos, o una ocasional asistencia a la iglesia. Tal sacrificio de Caín no es agradable a Dios, por la impureza de corazón. Y pasa lo mismo con el dinero: “Dios ama a quien da con alegría” (2 Corintios 9: 7) – el que da por agradecimiento y con alegría; es el que realmente ofrenda: para la congregación, la misión y los necesitados. También querrá dar una parte importante de su dinero, ya que Abel dio lo mejor de sus animales de su rebaño. Pero a quien no le importa mucho el Señor y la construcción de su reino, no tendrá más que una propina para él. Esas ofrendas directamente habría que guardárselas; pues no hay bendición en eso. Dios mira el corazón. Quizás te estás preguntando alarmado ahora: ¿cómo puedo hacer para dar una ofrenda como la de Abel? La respuesta es: Observa cuidadosamente el sacrificio del Hijo de Dios Jesucristo, que ha sido entregado por ti. Mira cómo hizo todo por ti y cómo se hizo pobre para hacerte rico. Entonces, con la actitud correcta de corazón, darás así alegremente de tu riqueza y usarás tu vida para Dios.

Pero veamos cómo sucedió con la historia de Caín y Abel. “y decayó su semblante”, dice. Se puso celoso de su hermano y enojado con Dios. Frunció el ceño, revelando cómo era su corazón. Entonces Dios lo cuestionó. No sabemos cómo Dios le habló a Caín, ya sea por una voz del cielo o por la voz de su conciencia. Lutero dijo que su padre Adán había hablado con Caín en el nombre de Dios. Como sea que haya sido Dios cuestionó a Caín. Dios tenía buenas intenciones con él. Quería evitar que Caín fuera destruido por la mala actitud de su corazón, y por lo tanto le advirtió que no lo hiciera. Él dijo: “¿Por qué estás enojado? ¿Y por qué estás frunciendo el ceño? Si haces lo bueno, ¿acaso no serás enaltecido? Pero, si no lo haces, el pecado está listo para dominarte. Sin embargo, su deseo lo llevará a ti, y tú lo dominarás”. Caín, sin embargo, no se entregó a la razón, sino que se dejó llevar por su enojo. Su malvado corazón lo llevó aún más al pecado. Finalmente, Caín mató a su hermano inocente. ¡Lo que un ser humano es capaz de hacer, llegar hasta matar por no querer humillarse ante Dios!

Queridos hermanos y hermanas, estamos consternados por tal acto. Estamos impactados cuando experimentamos en nuestros días, cuando escuchamos de: niños que matan a sus padres, hermanos que se matan en las guerras, sí, incluso padres que ponen las manos sobre sus hijos. Quizás pensamos: no son normales, ya no son humanos. Y, sin embargo, desafortunadamente, es demasiado normal y demasiado humano todo lo que vemos a través sensacionalismo de los medios. Aparece un corazón malo, un corazón malo, que puede vivir en cualquier ser humano. “desde su juventud las intenciones del corazón del hombre son malas”, dice Dios (Génesis 8:21). Todos conocemos el odio y los celos contra nuestros hermanos, ya se trate de hermanos biológicos, o los hermanos cristianos o simplemente del ser humano. A los ojos de Dios, podemos llegar a ser asesinos, porque Dios ve el corazón. “Todo aquel que odia a su hermano es homicida”, escribió el apóstol Juan en su primera carta con referencia a Caín (1 Juan 3:15). Y Jesús dejó en claro en el Sermón del Monte que aquel que está enojado con su hermano no es mejor ante Dios que el que mata. Sí, también esto está en nuestros corazones y puede surgir con frecuencia. Aunque no aplastemos el cráneo de nadie, porque tenemos demasiada educación y también tememos las consecuencias, pero dejamos que otros sientan nuestro odio de otras maneras: con comentarios agudos, con chismes o habladurías tal vez, o por desprecio, o por una cortesía hipócrita. “El pecado está listo para dominarte. Sin embargo, su deseo lo llevará a ti, y tú lo dominarás”, le dijo Dios a Caín, y él también nos lo dice a nosotros. ¡Oh, que nuestro mal corazón no determine nuestro hablar y nuestras acciones! Pero no podemos hacerlo solos. Debemos tener nuestros corazones limpios por medio de Dios, a través de su Hijo, Jesucristo. Purificados por lo que pedimos al Padre celestial: “No nos dejes caer en tentación” ¡No dejemos que la iniquidad nos domine, sino que pidamos que Dios nos libre!

Veamos ahora como termina la historia. Es bastante oscuro, por supuesto. Dios le preguntó a Caín acerca del vil fratricidio. Caín inicialmente dio una respuesta desvergonzada: “¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?” Y Dios fue claro: “«¿Qué es lo que has hecho? Desde la tierra, la voz de la sangre de tu hermano me pide que le haga justicia” y luego del castigo, Dios le dijo a Caín: “¡Maldito serás por parte de la tierra, que abrió su boca para recibir de tus manos la sangre de tu hermano! Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza. Y andarás por la tierra errante y extranjero”. Entonces un horror helado se apoderó de Caín: ahora estaba consciente de lo que había hecho. “Mi castigo es muy grande para poder soportarlo”, gimió. También se podría traducir: “Mi pecado es demasiado pesado”. En hebreo, hay una y la misma palabra para la acción y la consecuencia, pecado y castigo. El conocimiento del pecado siempre sucede en conexión con el juicio de Dios. No sabemos si Caín se arrepintió verdaderamente. El arrepentimiento va un paso más allá e incluye la confianza de que Dios perdonará la culpa. Lutero y muchos comentaristas de la Biblia dicen que Caín no pudo encontrar la penitencia; la falta de arrepentimiento lo habría conducido solo a la desesperación y finalmente a la condenación, como fue el caso, por ejemplo, con Judas Iscariote. Tengo un poco de esperanza de que tal vez Caín finalmente haya encontrado la penitencia y su alma haya sido salvada a pesar de su grave culpa. Sin embargo, Dios lo liberó un poco de esa pesada maldición. Caín tenía miedo de la venganza sangrienta de los descendientes de Abel, pero Dios lo protegió con una señal. Eso también es oscuro, qué clase de signo fue ese no lo sabemos. Lo que sí está claro es que Dios en su gran misericordia también pudo perdonar a un gran pecador como Caín.

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, este es nuestro gran consuelo y nuestra esperanza cierta: A pesar de que hayamos caído en la tentación, incluso si el pecado nos hubiera vencido, podemos arrepentirnos mediante la penitencia y la confesión con la esperanza del perdón de Dios. Ningún pecado es tan pesado que no pueda ser perdonado. Sólo el corazón obstinado, que no puede encontrar el regreso a Dios quien reconoce las profundidades de la culpa y el castigo, no puede creer en la misericordia de Dios. Cuando estás en peligro, cuando tu fe amenace con extinguirse y solo haya oscuridad y desesperación en ti, recuerda la señal de misericordia que Dios te ha hecho: tu fe en él en primer lugar y tu santo bautismo. Esta es la señal de Dios de que la muerte y el pecado no deberán prevalecer sobre ti, en virtud de la sangre de Jesucristo, que también fluyó por ti. ¡Piensa en este signo, ten en cuenta el amor de Dios! ¡Mantén tu corazón limpio y renovado y lleno de fe! Porque la actitud del corazón sí importa; Dios mira tu corazón. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s