Archivo de la etiqueta: sermones

Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos

Sermón para el día de Año Viejo (y Comienzo del Año

Hebreos 13:8-9
Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. No se dejen llevar por doctrinas diversas y extrañas. Es mejor afirmar el corazón con la gracia…

En cada fin de año o principio de año, estamos la mayoría de la gente, pensando en lo mismo: las metas para el año próximo. Lo que queremos cambiar del año que pasó, lo que queremos iniciar o proponernos para el año que viene. Y parecería que el 31 de diciembre o el 1ro de enero fueran fechas o números mágicos, donde lo que pensemos o decidamos se hará realidad y cambiará el curso de nuestras vidas, generalmente para mejor.
Hoy les quiero decir que no hay nada mágico en un día 31 o en un día 1ro de enero. Estos días no significan nada. Son tan similares al día de hoy 29 o a todos los días pasados de este año 2019.

Así que si hablamos de las famosas resoluciones de año nuevo: ¿es una buena o mala idea? Este es un tema sorprendentemente polémico para la gente, especialmente cerca de fin de año. Casi todos están familiarizados con ese deseo ardiente de comenzar el nuevo año “siendo quienes realmente quieren ser o consiguiendo lo que realmente quieren conseguir en la vida”.

Desafortunadamente, según las estadísticas, tales ideales no llegan más allá de de enero o febrero. De hecho, la fecha en la que es más probable a que renuncies a una resolución de fin de año será a más tardar el 12 de enero. Entonces, realmente, ¿deberíamos estar haciendo ese esfuerzo?

¿Deberíamos molestarnos en hacer resoluciones de año nuevo? Sí y no. La idea de hacer cambios masivos y abrumadores una vez al año ha demostrado ser ineficaz, por razones fisiológicas, para muchas personas, pero también es importante luchar por la superación personal.

Ahí es donde entra en juego por ejemplo el concepto japonés de Kaizen. Estuve leyendo mucho sobre este tema en los dos últimos años pasados. Tenía la idea de aprender inglés de forma rápida y por eso comencé a interesarme sobre esta filosofía de vida y de aprendizaje y con el tiempo me di cuenta que se puede aplicar a todos los aspectos de la vida. También me di cuenta que esta filosofía se puede aplicar a nuestra vida como cristianos. El método Kaizen o la palabra japonesa kaizen significa “cambiar para mejor”, con un significado inherente de “continuo” o “filosofía” en los diccionarios japoneses y en el uso diario. La palabra se refiere a cualquier mejora, única o continua, grande o pequeña, en el mismo sentido que la palabra inglesa “mejora”. Se trata de pequeñas mejoras continuas, pequeños pasos graduales. Este concepto, milenario, fue introducido con éxito masivo por primera vez en las empresas japonesas después de la Segunda Guerra Mundial y que le dieron a todas las empresas japonesas una fama y éxito mundial por su excelencia y calidad. Y esto como dije también se puede aplicar a las personas.

La idea básica es que hay que concentrarse en hacer un 1% distinto mejor cada día, en lugar de un cambio de 100% mejor durante unos días hasta que la persona se agota que vuelve a hacer un 0%. Si deseas comenzar a correr, por ejemplo unas pocas veces alrededor de la manzana es mejor que no hacer nada en absoluto. Y mientras sigas agregando 1%, tus tiempos mejorarán. Y tu capacidad cerebral comenzará a aceptar los cambios.

¿Saben cuál es la razón por la cual no podemos cambiar abruptamente? Porque tenemos años de hábitos diferentes y el cambiar esos hábitos significa que tenemos que cambiar la química de nuestro cerebro, así lo afirman los científicos. La corteza cerebral se negará a cambiar la química habitual y placentera de su propio cerebro y ordenará a todo el cuerpo a rebelarse. Y eso pasa con muchas cosas, dietas, metas, cambio de hábitos, etc. Entonces los científicos se dieron cuenta que la única manera de engañar el sentido de supervivencia del cerebro es paulatinamente, en pequeños pasos hasta trasformar la química misma del cerebro. Pues ante cualquier cambio el cerebro segrega sustancias químicas llámese cortisol, por ejemplo, que pone al cuerpo en guardia, en actitud de protección y tensión de incomodidad y malestar. Hay muchas personas que las cosas nuevas o los cambios le cuestan y no es porque no lo agrade es porque su estructura cerebral se niega a cambios por años intensos de hábitos arraigados. Es casi como pedirle a un drogadicto que deje la droga allí comezará un síndrome de abstinencia. Lo mismo pasa con el cerebro de cada uno de nosotros: estamos acostumbrados a la segregación de ciertos químicos familiares.

No deberíamos ser tan exigentes con las metas de fin de año pero sí en lo poco, en lo poquísimo, que haya un cambio una diferencia y ésta sea constante. Debemos ser muy concretos, si queremos por ejemplo aprender un idioma, aprender no más de 3 palabras por día, o una sola incluso. Al final de 3 meses serán 90 o 270, al final de un año 360 o más de 1000 las necesarias para un nivel básico de un nuevo idioma. En cambio si empezamos de golpe sólo hasta el 12 de enero aprenderemos no más de 200 y las olvidaremos por la falta de continuidad.
Las mejoras prácticas en la vida son geniales, pero el tipo de meta que establecemos dice mucho sobre quienes somos como personas. Aquellos que generalmente están contentos con la vida se esfuerzan más por los esfuerzos personales, o los llamados objetivos sagrados, mientras que aquellos que buscan ganancias de “poder” como ganar simplemente más dinero tienen una menor sensación de bienestar.

En última instancia, pensemos en quién queremos ser cuando establezcamos nuestras resoluciones. E ir despacio, ser paciente y celebrar cada pequeño éxito en el camino. La vida es un viaje, como dice el refrán, y no solo un destino.

Esta misma disciplina estamos invitados aplicar en nuestra vida de fe. Ustedes habrán escuchado que yo los invité a orar sólo un minuto por día cada vez que es mejor que nada en semanas. O les invité a leer 3 versículos de la Biblia por día desde hace más o menos 5 años. Si lo han seguido, hoy habrán leído ya un cuarto de la Biblia o casi todo el Nuevo Testamento. Aquellos más valientes que han leído un capítulo de la Biblia ya habrán leído la Biblia entera.
Aunque en la vida de la fe no se trata de cantidades sino de calidades, de seguro la mínima lectura diaria de la Biblia puede cambiar el estado químico de la corteza cerebral que hasta los mismos científicos quedarían asombrados pues el poder del Espíritu Santo tiene señorío por sobre todo lo material del universo.
En ese sentido ¿cuál es el mejor consejo para cambiar nuestra vida y nuestras situaciones para el año 2020, si es que queremos tomar resoluciones de fin de año? La epístola nos dice para el día de hoy: Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. No se dejen llevar por doctrinas diversas y extrañas. Es mejor afirmar el corazón con la gracia.

El poder de Cristo está presente y estará presente por los siglos de los siglos. Es el único poder que puede transformar milagrosamente las circunstancias a nuestro alrededor. ¿Es difícil acercarse a Cristo? ¿Es difícil vivir una vida más espiritual? ¿Es difícil confiar en Dios? ¿Es porque nunca antes quizás hemos llevado una vida de verdadera fe como a Cristo le gustaría? Propongámonos a la manera del Kaizen comenzar con lo mínimo, leyendo 3 versículos bíblicos de la Biblia. Orando a Dios aunque más no sea 1 minuto por día, por varios meses hasta que el poder del Espíritu Santo cambie toda nuestra química. Y nosotros cristianos sabemos también que el poder del Espíritu Santo no sólo cambiará nuestra química corporal sino que también inundará nuestro propio espíritu para que podamos tener una mejor comunión con Dios, éxito y bendiciones en todo lo que queramos emprender a partir del 1 de enero.

¿Tendremos éxito en el nuevo año? Sí, y no. Sí, si nos apoyamos en Dios. No, si sólo confiamos en nuestro propio esfuerzo, trabajo o la suerte. ¿Cómo apoyarse y confiar en Dios si nunca lo hemos hecho, o si no sabemos cómo hacerlo? Démosle a Dios la oportunidad de obrar por medio de su Espíritu Santo. Muchas personas quieren o claman por milagros pero no hacen lo mínimo necesario, o no saben cómo hacer para esos milagros se produzcan. Los japoneses lograron el milagro de su excelencia y productividad mundial por medio de pequeños pasos. Copiemos de la sabiduría humana y apliquémosla para las cosas de Dios. Quizás Dios nos bendiga doblemente. Pero para eso hagamos lo mínimo que nuestro ser puede hacer sin generar resistencias, como los científicos afirman. Empecemos a hacerlo en pequeños pasos, pero constantes, y no sólo así hasta el 12 de enero como las estadísticas afirman, sino durante para el año entero. Amen

Enzo Pellini

Volver a los Evangelios

Sermón para el día de la Reforma 500 años
 Mateo 10:26-33
»Así que, no los teman, porque no hay nada encubierto que no haya de ser manifestado, ni nada oculto que no haya de saberse.  Lo que les digo en las tinieblas, díganlo en la luz; y lo que oyen al oído, proclámenlo desde las azoteas.  No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Más bien, teman a aquel que puede destruir alma y cuerpo en el infierno.  ¿Acaso no se venden dos pajarillos por unas cuantas monedas? Aun así, ni uno de ellos cae a tierra sin que el Padre de ustedes lo permita,  pues aun los cabellos de ustedes están todos contados.  Así que no teman, pues ustedes valen más que muchos pajarillos.  A cualquiera que me confiese delante de los hombres, yo también lo confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.  Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos.


A cualquiera que me confiese delante de los hombres, yo también lo confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos.
¡Qué versículo desafiante, especialmente pensando en nuestros días, donde hay tantos mártires en el mundo que aún siguen predicando al Dios vivo de la Biblia, y donde también hay tantas iglesias que diluyen el mensaje de la palabra de Dios, la Biblia!
Lutero supo muy bien qué quería decir esta palabra para hoy. Lo descubrió cuando pudo leer la Biblia por primera vez. Y sintió que todas las verdades claras y sencillas de la Biblia tenía que comunicarlas a su comunidad. La valentía de Lutero consistió en liberar el poder de la verdad clara y sencilla de la Biblia para y que sea entendible para toda la gente. Esta Palabra llegó a transformar el mundo en aquella época.
Y esa palabra también nos desafía hoy a seguir proclamando la única verdad de la Biblia de una forma clara, sencilla, directa pero desafiante. En la historia de la iglesia cristiana cada vez que hubo un movimiento de avivamiento y de fuerte presencia del Espíritu Santo fue cuando los creyentes volvieron a re-leer y a creer en la palabra de Dios, la Biblia, como verdadera Palabra de Dios por encima de los conocimientos del mundo.
Y eso está pasando lamentablemente en nuestra sociedad hoy en día donde muchos creyentes llegan a diluir el mensaje de la Biblia para adaptarlos a los caprichos de la sociedad de turno. Y Lutero se caracterizó precisamente en guiarse según las Sagradas Escrituras y no las enseñanzas del mundo de su época.
Cada uno de nosotros como creyentes y cada una de nuestras iglesias recibirá la bendición de Dios y recibirá la unción de Dios en tanto vuelva una y otra vez a poner la sola autoridad de las Sagradas Escrituras y así confesar a Jesucristo delante de los hombres.
Lutero, al comenzar a leer la Biblia, al volver a las fuentes del Evangelio, se sintió aliviado, reconfortado y amado por Dios y libre de los requerimientos que la iglesia decía que había que cumplimentar para “ganarse el cielo”. Se dio cuenta que las verdaderas buenas obras son las que brotan de un corazón agradecido producto de la fe en Jesucristo. Así como él dijo: “La fe en Cristo es el comienzo de todas las buenas obras”. Son obras de amor al prójimo y no una competencia hacia la salvación. Los sacrificios impuestos por las religiones y todas las exigencias (ayunos, celibato, renuncias, sacrificios personales, procesiones) no conducen a nada. Por el contrario, por una parte producen jactancia porque quien los practica se cree ya mejor que los demás y por otra parte llevan a la desesperación porque nadie puede llegar a cumplimentar todo a la perfección.
Es por eso que uno de los re-descubrimientos más grandes que hizo Lutero fue al leer la Biblia y comprobar la verdad hasta ese momento oculta de la misma y entonces así él resumió en cinco aspectos fundamentales que no tenemos que perder de vista para nuestra salvación:
Sólo por la fe
En la época de Lutero, la gente se acercaba a la iglesia por miedo a ir al infierno. La gente corría detrás de hacer todo lo posible para asegurar el perdón ya en esta tierra.
Es muy probable que en nuestros días poca gente corra detrás del perdón y se interese muy poco por la vida más allá de la muerte, pero casi todos corren detrás de ser reconocidos y valorados en la sociedad en que viven.
Lo que Lutero redescubrió fue que el reconocimiento y el valor en esta vida lo podemos recibir en un instante y de forma gratuita de parte de Dios. Ningún estudio o carrera, ningún sacrificio, ninguna vida de riquezas materiales, ningún esfuerzo de la voluntad nos podrá hacer perfectos. Ningún cumplimiento estricto de la religión nos asegura la vida eterna. Ninguna obra de bien en la sociedad o voluntariados o sacrificio nos acercará más a Dios o nos perdonará nuestros pecados. Sólo por la fe podemos acercarnos a Dios, obtener su perdón y vivir como cristianos. ¿Qué es la fe? No es una simple aceptación de alguna doctrina, sino una confianza profunda en Dios y nuestra decisión de entregar nuestra vida a EL. Es la confianza en que por la muerte sacrificial de Cristo mi culpa por mi pecado ya ha sido pagada y que Dios me transforma en una nueva. Es saber que soy indigno, pero que Dios me regala dignidad. Es confiar en que Dios me ama y me invita a su reino. La religión es muchas veces sólo un paquete de tradiciones heredadas y de ceremonias y ritos del pasado, pero la fe es una experiencia del perdón del pecado y de una vida nueva en comunidad. Es sabernos aceptados por Dios, e invitados a vivir en comunión con otras personas. Dios nos ama, Dios nos perdona por la obra de Cristo, Dios cambia nuestra vida. Dios nos coloca en una iglesia. Dios crea con nosotros y con los otros creyentes en Jesucristo una familia nueva que vive de manera distinta y hasta muy a menudo opuesta a la manera de vivir de la sociedad. Con los cristianos, Dios crea una alternativa al mundo, un mundo diferente, como decimos ‘santo”.
¿De dónde proviene la fe? Por la predicación y la enseñanza de la Palabra de Dios, aceptada precisamente con fe, en medio de una congregación en la que todos los discípulos se apoyan uno al otro.
“Sabemos que el hombre no es justificado por las obras de la ley sino por la fe de Jesucristo” (Gal 2:16)
Sólo por la Gracia
Quiere decir que Dios perdona al pecador gratuitamente y por misericordia, y no porque deba de hacer cosas. Hace quinientos años la gente no sabía cómo ganarse la bendición de Dios. Cuanto mayor era el sacrificio, tanto mayor se creía que sería la obra. Algunos hasta se auto flagelaban en extremo. La Reforma insistió en que Dios regala la salvación. Dios no tiene que recompensar nada a nadie. Lo que hace, lo hace sólo porque quiere. Así es el amor verdadero; no se vende ni se compra, sino que se regala, se acepta y se vive. Pero hay que resaltar algo muy importante que hay sólo una condición para que Dios nos regale esa salvación y esa condición es arrepentirnos de nuestros pecados y decidir comenzar a creer en Jesucristo como Señor y Salvador nuestro y decidir comenzar a comprometer nuestra vida a Dios por fe, ese el primer paso. La condición es por tanto la fe.
Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe. Ésta no nació de ustedes, sino que es un don de Dios (Ef 2:8)

Sólo la Palabra, las Sagradas Escrituras o la Biblia
¿De dónde provenían todas aquellas reglas y las enseñanzas sobre los castigos del purgatorio, las indulgencias, los sacrificios personales, la necesidad de obras buenas? ¿De dónde salió la el negocio del perdón de Dios? ¿De dónde salió el negocio con la gracia de Dios? ¿Fue acaso de la Biblia? Por supuesto que no.
Durante muchos siglos había crecido en la iglesia innumerables enseñanzas humanas, especulaciones, tradiciones populares, decisiones de la institución iglesia, creencias y costumbres. Esa selva había tapado el mensaje bíblico. La Reforma volvió a sostener que solamente la Biblia es la fuente y norma para la fe y la vida cristiana. Por ello rechazó todo lo que no se encontraba en la Biblia. Entre esas creencias rechazadas se hallan las obras que otorgan méritos, las indulgencias, el purgatorio. Sólo así pudo volver a enfatizarse la obra de Cristo. La Reforma colocó la predicación entendible, clara, sencilla y directa en el centro de la adoración y promovió la Biblia entre todos los creyentes. Todos los que creen en Cristo deben conocer la Palabra de Dios, alimentar con ella su fe y conducir su vida a partir de ésta. Sin la lectura de la Biblia es imposible la fe cristiana.
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Tim 3:16)

Sólo por medio de Cristo
Durante la Edad Media se había formado la aceptación de un gran número de mediadores entre Dios y los seres humanos: vírgenes, santos y patronos de todo tipo, los sacerdotes mismos, las obras de sacrificio de los fieles, las indulgencias, las reliquias (sobre todo, huesos y otros restos de santos). Una vez redescubierto el valor incomparable de la obra de Cristo, la Reforma insistió en que solamente Cristo él es mediador y salvador de los que creen. La salvación es sólo su obra. Toda otra ayuda o intermediación es innecesaria y además contraria a la Biblia.
La reforma redescubrió que cada creyente puede y debe tener una relación viva con su Señor. Esa relación se mantiene a través de la oración, el estudio de la Biblia y la participación activa en la congregación.
Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, que es Jesucristo hombre (1 Tim 2:5)
Y el quinto aspecto:
Sólo a Dios sea la gloria
Todo lo que somos y hagamos lo hacemos para honrar a Dios y porque él nos lo permite.
Muchas de las prácticas equivocadas de aquella época ya han quedado en gran parte superadas. No es necesario mantener una animosidad hacia los cristianos de la fe católica, como se hizo en el pasado. Pero lo que sí debemos hacer es afirmar nuestra propia fe en los evangelios. Tenemos que saber en qué y en quién creemos, saber por qué lo creemos, tener la certeza personal de que vivimos del perdón de Dios, y participar con convicción en la congregación de creyentes. Si creemos, sentimos y sabemos esto, y si nos mantenemos unidos a nuestra Iglesia y participamos activamente en su misión, crecerá en nosotros la verdadera y renovada fe en Cristo de la misma manera que Lutero quiso enseñar a la iglesia de su tiempo.
Que el Señor nos pueda dar la fe que, no es otra cosa que un milagro de Dios, pues no todos pueden creer, sólo los que son tocados por el Espíritu Santo; pero también la decisión de creer, pues hay muchos que saben que Dios es real pero no se deciden a confiar su vida a él todavía; Que nos de la valentía de ser creyentes pero también de ser testigos de Jesucristo y de hablar sobre lo que sólo la Biblia dice sobre Cristo con aquellos que todavía no lo conocen; Valentía que delante de Dios se transformará en bendición y dicha para nuestras vidas y nuestras iglesias. Amén.